Soy La Tata, y esta es mi tribu. MI flaco, pareja y padre que amo y admiro, mezcla de cavernícola con ternura absoluta, el protector de la familia, el dueño de los polvos mágicos que hacen nuestros sueños realidad. Mi bella, fuerte y valiente “casi diez” ( que ya tiene diez y aún no puedo aceptarlo), mi compañera, mi cana verde, mi sonrisa, mi hija . El menor, el chiquito de la casa, soñador, creador e inocente, mi pequeño, mi ternura, el que me vuelve loca con mil preguntas irrespondibles y el que me recuerda la bondad que tenemos dentro. Y  yo, una mamá como cualquier otra, que mete la pata, que se le cae la baba, que revisa tareas y se queda dormida, que da la teta y se olvida de mandar la lonchera. Que ama el colecho y disfruta cada segundo que se quedan a dormir donde la abuela. Una mamá que trata de enseñar con el ejemplo, y por eso  decidió dejar de trabajar fuera para sacarse el ancho trabajando dentro, y así nació esta casa, La Casa de La Tata. Creada para ti y para mi, por que todos somos parte de una familia, de una comunidad, de una tribu, todos somos parte de un uno.

Bienvenidos a La Casa de La Tata, bienvenidos a mi tribu.

552062_10150973226876960_954471914_n (1)